La Función de Onda en el Diván

psicologo

Inauguro nueva sección: Des-Varios. Como su propio nombre indica, esta categoría hará referencia a textos, imágenes, videos,etc, de alguna manera relacionados con la Cuántica, pero desde una perspectiva diferente. En esta primera entrada, cuelgo un relato que deben de abstenerse de leer aquellas personas faltas de sentido del humor. Habrá tres grupos de personas. Para aquellos de vosotros que no sabéis mucho de Cuántica, probablemente no encontraréis la gracia por ningún lado. Para los que sí sabéis y no os haga gracia, disculpas adelantadas. Por último, para aquellos que os guste, hacedmelo saber por favor, para no sentirme sólo en el Universo ;-).

Hacía ya muchos años que se sentía mal. Su vida era una historia de éxito aparente, hasta donde se podía medir el éxito,  pero había algo que le faltaba, no se sentía realizada ni completa.  Quizás, fuera su infancia y juventud conflictiva, que habían dado lugar a su personalidad insegura. Quizás, fuera simplemente su naturaleza que los demás encontraban difícil de aceptar. No sabía lo qué era, y ya estaba cansada de pasar largas noches de insomnio pensando en ello. Definitivamente,  algo fallaba y no sabía el qué.  Así, que decidió pedir ayuda a un psicólogo que le había recomendado una amiga suya.

Con su inseguridad característica, se plantó en el número 1927 de la calle de Schrödinger. “Que casualidad!” pensó, aunque ella hacía mucho tiempo que vivía en el azar, no dejó de sorprenderle la coincidencia. Tomó el ascensor hasta la tercera planta, y según salió del ascensor observó las dos puertas a derecha y izquierda que accedían a la consulta.  “Mierda!” exclamó, “Otra vez mi debilidad de carácter!  ¿Es que ni siquiera puedo estar segura de elegir por cual de las dos puertas quiero pasar?” Resolvió llamar al timbre y esperar. Al cabo de un rato, una luz atravesó la mirilla de una de las puertas, y ella, sintiéndose ya observada, decidió no prolongar su indecisión, y atravesar aquella puerta.

– Buenas ¿Quién es usted? Apellido y Nombre por favor – le preguntó una secretaria con aire cansino, e indiferente. Se notaba que llevaba años trabajando en un trabajo que no le ilusionaba ni le motivaba demasiado.

-De onda, Función – replicó ella, quedándose pensativa y  dándose cuenta del absurdo y sin sentido que tiene tener un nombre en la vida, si uno no sabe en realidad ni quién es, ni tan siquiera qué es.

– Bien, ya veo, pase, el Doctor la espera.

Aquello le devolvió a su mundo de inseguridades e incertidumbres, pensó “¿Ya?, ¿Tan Pronto?”, pero había decidido abrir su alma y su vida a aquel desconocido, y ya no había marcha atrás.

– Buenas, pase, pase, a ver … “De Onda, Función” verdad? Es su primera vez aquí, túmbese en el Diván y cuénteme, ¿Por qué viene?

Miró aquel diván, forrado en negro, y cubierto de cojines de suave tacto. Parecía cómodo, se tumbó todo lo larga que era, y apareció ese tembleque nervioso que le surgía siempre que intentaba quedarse quieta e inmóvil. “Seguramente estoy haciendo lo correcto, y por eso mis nervios”. Con este pensamiento apartó sus últimas dudas y empezó a abrir su interior a aquel desconocido:

– Bueno, la verdad es que hacía tiempo que quería venir…pero …no sé como explicarlo. A pesar de estar decidida, cuando tenía tiempo, me encontraba falta de energía, y aquellos días en los que me levantaba llena de energía, ocupaba mi día con tantas actividades que no me quedaba tiempo. Quizás esto sea signo de un trauma maníaco-depresivo. El caso es que me ocurre a menudo.

– Bien, Bien. Ya veo. Lo que me está contando es algo que le ocurre a mucha gente. No tiene porqué ser necesariamente patológico, a no ser que le provoque problemas en su día a día, y en su manera de relacionarse con los demás.

– Precisamente, creo que tengo una personalidad demasiado dispersa. Tengo la sensación de que necesito ser observada por los demás para saber quién soy, dónde estoy y a dónde voy, y sinceramente, creo que eso no es bueno. Si me paso el día sin que nadie me vea, me agobio y tiendo a dispersarme.

– Vaya eso sí que puede ser más preocupante. Dígame, ¿Qué recuerdos tiene de su niñez? ¿Fue una niña querida, amada? Los problemas de autoconfianza, suelen tener un origen en la infancia, un padre demasiado exigente o que no nos haya dado el suficiente amor, puede desencadenar en la madurez el cuadro que me está usted relatando. ¿Qué me puede contar de su padre?

– Sí, ya veo por donde usted va, y puede tener razón. Cuando yo nací, mi padre no pudo estar más contento. Enseñaba mis fotos a todos sus colegas, y no paraba de repetir que conmigo había encontrado el sentido de las cosas más pequeñas. Mi padre viajaba mucho, y al principio siempre me llevaba con él. Notaba ese orgullo de padre cuando me mostraba a todos sus amigos. Era definitivamente un padre orgulloso de su hija.

– Y ¿Cómo empezaron a torcerse las cosas?

-Fue gradual, poco a poco mi padre se dió cuenta de que yo no cumplía sus expectativas. Odiaba mi carácter dubitativo, y que diera saltos bruscos de un estado de ánimo a otro.  Había incluso días que me miraba y me decía que no era digna de llevar el apellido de Onda. Creo que también influyó el hecho de que muchos de sus amigos criticaban mi aspecto. Le decían: “se realista, ella es muy compleja”. Otros en cambio, me apoyaban incondicionalmente, aconsejándole a mi padre que fuera más positivo, y que me aceptara tal como soy.

– Y ¿ Estos últimos amigos de su padre, no lograron convencerle?

– Pues no. Podía ver en su mirada el conflicto interno que le suponía mi sola presencia. Aunque a veces tuvo algún detalle bonito conmigo, que luego el tiempo se encargó de borrar, e incluso volverlo en contra mia.

– ¿Podría relatarme alguno de esos detalles?

– Uno que me trae especiales recuerdos, fue aquel gato precioso que mi padre me regaló. El gato era muy cariñoso, dormía en una caja que yo misma acondicioné, y siempre quería jugar conmigo. Nos hicimos inseparables. Sin embargo, mi padre miraba al gato con desdén. Los animales intuyen estas cosas, y cuando mi padre estaba en casa, se quedaba  semi-adormecido en su cajita. Ante eso, mi padre me recriminaba continuamente, diciendo que había malcriado al gato, que lo había vuelto tan vago  que no se sabía si estaba vivo o muerto. “Es por tu culpa!!!” gritaba fuera de sí.

Función De Onda no pudo más, y estalló en un mar de lágrimas al revivir aquellos sucesos. El psicólogo le miró y anadió

– Supongo entonces que la relación con su padre no prosperó,

– Llegó un día en que mi padre, delante de sus amigos, me miró y con una mirada fría que heló mi corazón, afirmó categóricamente: “No me gusta, y me disgusta haber tenido que ver con ella.”. Y desde entonces no hubo posibilidad alguna de reconciliación.

– Entiendo – anadió el psicólogo, y aunque no era una actitud muy profesional, no pudo evitar sentirse conmovido por aquel sufrimiento – supongo entonces que su adolescencia tampoco tuvo que ser fácil.

– No, tampoco lo fue. La incertidumbre inherente a mi carácter fue creciendo con el tiempo. Me metí en un bucle en el que mi inseguridad causaba incomodez a aquellos que se acercaban a mí, y la incomodidad de éstos aumentaba mi timidez a ser observada. Al final, tenía la sensación de ser un simple objeto, que la gente utilizaba, sin darle ningún sentido.

– Mire, le voy a ser franco, usted no tiene ninguna patología, sólo tiene que cambiar de punto de vista. Usted es lo que es, ¿Qué más da lo que esperan los demás?¿Acaso le dice alguien a Dios lo que tiene que hacer? La gente tiene que aceptarle tal y como es, y si le piden imposibles, no es su problema sino el de ellos.  ¿Es usted compleja? No se apoquine por eso, confie en usted misma, cuádrese ante el problema, y verá que esa complejidad desaparece. Que ve muchas posibilidades, y que no quiere tener que elegir, no se preocupe. Eso indica que usted es una persona abierta al mundo, y que donde los demás viven una vida determinada de antemano, usted ve un mar de posibilidades, y un futuro con todo por hacer y descubrir.

– Doctor, dicho así, me siento halagada, siento que en realidad, no hay nada extraño en mí. Que tengo un valor propio, por mí misma y por mi estado.

– Eso, eso es. Mire por hoy ya hemos avanzado lo suficiente. Vamos a dejarlo aquí, hasta la próxima sesión, ¿Le parece?

– Sí, doctor – respondió ella con una amplia sonrisa, sintiéndose, por primera vez en muchos meses, cómoda con su naturaleza.

Función de onda se levantó, y se despidió del psicólogo. Cuando salió del edificio, le inundó el sol anaranjado del atardecer. Se fue a ver el mar, y apoyada contra la barandilla, observó aquel inmenso horizonte. Se sorprendió acariciando en el bolsillo de su chaqueta, la tarjeta del psicólogo al que había acudido. La sacó y releyó el nombre: Bohr, Niels. Se alegraba tanto de haberlo conocido! Gracias a él, volvía a confiar en sí misma. Y allí, sin nadie que la observara, se dejó dispersar hacia el horizonte y el mar de posibilidades que conformaba su futuro.

xabierjota 2013

Anuncios

,

  1. #1 por Eduard el enero 6, 2013 - 3:28 pm

    Genial Xabi!!! Hazlo público, esto merece ser leído por muchos otros. Aunque claro, sólo lo apreciarán los cuánticos!

    • #2 por xabierjota el enero 6, 2013 - 8:50 pm

      Gracias Eduard! En algún momento, creo que añadiré una lista, para que la gente identifique cuantos conceptos cuánticos hay inmersos en el relato

    • #3 por ikerarrue el enero 17, 2013 - 12:36 pm

      Jajahaaa.. a mi se me escapa casi todo, pero aún así me encantado!!!
      Grande J!!!

      • #4 por xabierjota el enero 17, 2013 - 12:45 pm

        Muchas Gracias, Iker, algun dia sacaré la versión “traducida” a la cuántica 😉

  2. #5 por Txoni el enero 6, 2013 - 3:33 pm

    Estoy de acuerdo con Eduard! Pero tengo un comentario sobre los amigos del padre de Función de Onda. Uno no sería un tal Einstein, no? Me ha llegado a los oídos que fue un adversario del psicólogo de Función, no?

    • #6 por xabierjota el enero 6, 2013 - 8:55 pm

      Desde luego, Einstein no pensaba que la cuantica fuera una teoría completa, ni la última palabra acerca del mundo microscópico. Como bién sabes, durante años Bohr y Einstein mantuvieron una rica discusión científica acerca de la completitud de la cuántica. De hecho, una de las frases que he utilizado para el relato, hace referencia a esta polémica. La famosa frase de Einstein “Dios no juega a los dados”, criticando la aleatoriedad intrínseca de la cuántica, era replicada por Bohr de la siguiente manera: “Deja de decir a Dios lo que tiene que hacer”. Desde luego el sentido de estas frases, serán el objeto de alguna entrada posterior.

  3. #7 por Txoni el enero 6, 2013 - 3:41 pm

    Me parece recordar que el Einstein, Albert, era un psicólogo pero de otra escuela a la de Bohr, Niels. Tenían un punto de vista diferente… Más vale que de Onda, Función, fue al psicólogo adecuado, porque si no, la hubiesen llenado de pastillas paramétricas que hubiesen anulado su naturaleza abierta.

    • #8 por xabierjota el enero 6, 2013 - 8:56 pm

      Bueno, hay mucha gente intentando “psicoanalizar” a la función de onda… y más gente todavía que cuando les oyes hablar de la cuántica…deberían ir al psicólogo 😉

  4. #9 por Eli el enero 7, 2013 - 10:17 pm

    jajaja que grande eres 😀

    • #10 por xabierjota el enero 7, 2013 - 10:25 pm

      Gracias! Si has llegado hasta el final del Post… grande eres tú! 😉

  5. #11 por Alberto el enero 8, 2013 - 11:59 am

    A mi tambien me ha gustado! este tipo de cosas, aunque no lo creas, logran enganchar en claso a los aluimnos. Bueno, de cuando yo daba clase, pero no vamos a remontarnos a la prehistoria. UN saludo Xabi, de un excompa tuyo de la UAM.

    • #12 por xabierjota el enero 8, 2013 - 12:14 pm

      Gracias Alberto! Un honor que te haya gustado, que buenos recuerdos aquella prehistoria en la UAM, y que pena que desapareciera de los planes de estudio actuales aquella especialidad de Quimica Cuantica que compartimos

  6. #13 por Pruebas Vprobe el enero 8, 2013 - 7:06 pm

    Lo del gato vivo/muerto en la caja y la doble puerta/rendija!!
    Esas las pillamos hasta los que no sabemos del tema más allá de la divulgación básica y nos enganchamos al texto…

    Lo de ella es “muy compleja” también es un punto, aunque esto no es exclusivo del nivel cuántico.. a escala macroscópica es una propiedad también muy común en las personalidades femeninas!!

    • #14 por xabierjota el enero 8, 2013 - 7:26 pm

      Me alegra que se entienda! Como decia en una respuesta anterior, en una entrada posterior hare una lista de los conceptos cuanticos que aparecen reflejados en el relato

      Con respecto a la escala macroscópica, me parece a mí que la complejidad no está relacionada con el sexo. Yo también soy muy complejo 😉

  7. #15 por Nere el enero 27, 2013 - 6:57 am

    Muy bueno el relato..aunque yo tambien creo que esto no debe etiquetarse..es la era que nos ha tocado vivir..basada en el miedo inherente al hombre como especie…esto nos empuja a buscar fuera “la explicacion, el sentido de nuestro vivir…y claro…ante la vulnerabilidad e indefension que sentimos, reaccionamos de maneras muy distintas..unos se encogen y buscan refugio y confianza en funciones que estan por “encima” de la onda..respetados,homologados,con total rigor racional por supuesto..y atacan todo lo que “no es racional” porque les lleva al abismo de donde partieron…otros simplemente se drogan para soportarlo…y por ultimo , la ignorancia en sus diversas formas o funciones..yo creo que mientras nos fijemos en las “diferencias” y no en las similitudes de las diferentes corrientes, pensadores, grandes genios-divinos ( que todos lo somos)..no alcanzaremos a entender de que estamos hablando en este Universo complejo..Dios no juega a los dados..efectivamente, no los necesita..no lo educaron en el miedo creando un modelo de funcion dudoso…y nadie le dice a Dios lo que tiene que hacer…Claro!..si todos estamos hechos de esta esencia, no es absurdo hasta pensarlo?…hagamos sencillo y simple lo que aparentemente es “sumamente complejo”..la respuesta esta dentro y no fuera
    enhorabuena por tu blog..eres sencillamente..Genial! :))

    • #16 por xabierjota el enero 28, 2013 - 12:40 pm

      Gracias por los cumplidos 😉 Supongo que cuando escribes un relato, éste toma su propia vida y evoluciona en la mente de los lectores de manera que uno no había imaginado. Este relato era sólo un relato cómico sobre las parádojas o problemas de interpretación introducidos por la cuántica, no pretendía ir más allá. Sobre los miedos y la racionalidad, recomiendo leer el comentario de Giusseppe a mi entrada sobre Profilaxis Cuántica, introducido en su blog como “crisis de la racionalidad

  8. #17 por Iñaki el junio 12, 2013 - 9:46 am

    Muy bueno Xabi. Definitivamente estás construyendo algo que merece mucho la pena. Aurrera!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Buscando el optimismo

Tienes TV, periódicos y radios para el pesimismo...

Más que Ciencia

Investigación, desarrollo, innovación y estilos de vida a tu alcance

Experientia docet

Química Cuántica y Filosofadas varias

CatQuímica.cat

Bloc creat amb motiu de l'Any Internacional de la Química (AIQ2011)

Lejos

Este es un diario para ser leído después, cuando estemos juntas y ya no nos duela la distancia.

Los Mundos de Brana

«I love physics with all my heart... It is a kind of personal love, as one has for a person to whom one is grateful for many things». Lise Meitner

Roskiencia

Blog personal de Ismael Díaz para divulgar la Ciencia.

La Naturaleza Humana

Gracias a la ciencia conocemos cada vez mejor la condición humana, los cómos y los porqués de nuestra especie. Ciencia y Humanismo están así entrelazados

Francis (th)E mule Science's News

La Ciencia de la Mula Francis. Relatos breves sobre Ciencia, Tecnología y sobre la Vida Misma

Naukas

Ciencia, escepticismo y humor

Ese punto azul pálido (Pale Blue Dot)

Química Cuántica y Filosofadas varias

El Tamiz

Si no eres parte de la solución, eres parte del precipitado.

Cuentos Cuánticos

Un sitio donde los cuentos de ciencia están contados y no contados al mismo tiempo

EL BLOG DEL BÚHO

Química Cuántica y Filosofadas varias

Nola ikasi Kimika Kuantikoa izutu gabe

Química Cuántica y Filosofadas varias

A %d blogueros les gusta esto: